Del Ritz a El Palace Barcelona, una Exposición Fotográfica que Recorre la Historia de un Hotel Centenario que Mira al Futuro

Imprimir


8/11/2019

Desde su inauguración en 1919, el hotel El Palace se ha convertido en un símbolo de tradición hotelera en Barcelona y un ejemplo de constante innovación y adaptación a los nuevos tiempos. Con motivo de su centenario, El Palace dedica este año 2019 a celebrar y a compartir, más que nunca, experiencias con los barceloneses y los viajeros que visitan Barcelona, para seguir escribiendo su historia.

Del 5 al 30 de noviembre, El Palace abre sus puertas para mostrar sus cien años de historia a través de la exposición Del Ritz a El Palace Barcelona, una muestra que recoge un conjunto de fotografías cedidas por la ciudadanía de eventos, celebraciones, momentos especiales o experiencias vividas en sus instalaciones a lo largo de las últimas décadas.



El hotel celebra el centenario de su apertura exponiendo esta cuidada recopilación de instantáneas en las que la historia del establecimiento viene de la mano de sus propios clientes. La muestra se divide por décadas y se encuentra repartida entre diferentes espacios como el hall, el Salón Cugat (al fondo del lobby) y el rooftop Jardín Diana.


Estas imágenes han dado forma al libro del centenario, un objeto de prestigio que pretende dar voz a las historias que han creado el relato de estos 100 años. Titulado también Del Ritz a El Palace, recoge una selección de testimonios gráficos de altísimo valor documental para la historia del hotel. 100 años después, el Palace refuerza su imagen como símbolo de la ciudad de Barcelona, de la mano de sus ciudadanos y visitantes.



El Palace celebra así sus primeros 100 años y continúa escribiendo su futuro con propuestas que invitan a clientes alojados y ciudadanos de Barcelona a vivir experiencias de ocio, cultura y gastronomía en sus distintos espacios. Dos buenos ejemplos son el cine de Navidad, que se prepara para el mes de diciembre en la terraza Jardín Diana, acondicionada para el frío, o la experiencia gastronómica alpina, que en enero transformará el rooftop en un pequeño chalet en el corazón de Barcelona.