Yurbban Hotels Recupera y Abre al Público el Singular Passatge de les Manufactures

Imprimir


30/11/2017

No son pocos los barceloneses que recuerdan la zona de la calle Trafalgar como un extenso refugio de mayoristas textiles chinos, aunque mucho ha llovido desde entonces y hoy la revitalización del área es un secreto a voces en la Ciudad Condal. Particularmente orgullosos de haber contribuido a este cambio, el grupo catalán Smart Rooms Company anuncia ahora la apertura del Passatge de les Manufactures que, tras una minuciosa rehabilitación, culmina un proyecto integral encabezado por el hotel Yurbban Passage Hotel & Spa, segundo establecimiento de la cadena.


Finalizan así los dos años de reforma y casi 20 millones de euros de inversión total que Smart Rooms Company ha dedicado a su firme apuesta por recuperar un espacio singular que comprende el hotel Yurbban Passage Hotel & Spa, ubicado en un edificio del año 1878, y uno de los pasajes con más historia de Barcelona, el Passatge de las Manufactures. Tras este hito, Smart Rooms Company ha conseguido volver a dotar de vida y dinamismo este conocido callejón que separa Ciutat Vella del Eixample.


Aunando historia, gastronomía y arte, junto al pasaje, que ya se encuentra completamente abierto al público, el proyecto se completa con el hotel, una galería gastronómica encabezada por una nueva sede de Flax and Kale y, proporcionándole un innegable cariz artístico, una escultura del artista Antonio Yranzo. Además, en el pasaje también se encuentran el propio spa del hotel, su restaurante D’Aprop, el gimnasio y una sala polivalente.

El de las Manufactures es uno de los muy poco frecuentes pasajes que podemos encontrar en Barcelona y uno de los dos de la zona que enlazan Trafalgar con Sant Pere més Alt. Fue Joan Cirici (abuelo del crítico de arte, escritor y político Alexandre Cirici) quien en el año 1878 abrió dicho paso entre las dos calles. Las iniciales de su nombre y el año de la apertura están grabados en piedra en el arco de acceso al Yurbban Passage Hotel & Spa y al propio callejón. En definitiva, un espacio singular abierto ahora a la ciudad de Barcelona tras años de decadencia.