Panamá, Vacaciones Chic & Paradise

Imprimir


26/5/2014

Durante siglos, españoles, americanos, chinos y franceses han desembarcado en el istmo panameño definiendo un país que crece entre mezclas de culturas y sabores. Aun y su condición de país de tránsito, Panamá mantiene la presencia colonial arraigada desde el siglo XVI que ha evolucionado dejando rastro de la belleza natural de sus parajes.

Panamá es un país de contrastes, desde la modernización de la capital en plena construcción de la Cinta Costera, pasando por las islas paradisíacas de Guna Yala o Bocas del Toro hasta la existencia de las iniciativas más cools como bares bohemios o espacios para el arte y diseñadoras de moda.
 
Espacios de Panamá para el viajero más bohemio
 
El ambiente más chic se siente en Panamá City: moda, arte y noches bohemias se mezclan en el casco antiguo, donde cualquiera puede disfrutar de música en directo al aire libre, cocina típica de la mano de cocineros locales e internacionales o boutiques que venden réplicas de joyas indígenas o artesanía renovada.

A lo largo de sus calles estrechas encontraremos a artistas como Hélène Breebaart, una francesa que llegó contratada por los perfumes Christian Dior, se enamoró de la tierra y decidió establecer un negocio en el centro de la capital dónde actualmente presenta sus diseños textiles inspirados en la naturaleza del paisaje. Como Hélène encontramos a diversos extranjeros que han emprendido su aventura en el país: Mario Castrellón, un catalán procedente de Sant Pol de Mar, ha logrado abrir su propio restaurante, Maito, en el que identifica su comida con el Canal de Panamá, la principal razón por la que cree que existe una inmensa mezcla de técnicas, influencias y sabores.
 
A demás de un amplio abanico de degustaciones y estilo, la ciudad de Panamá es un centro efervescente de hoteles, casas señoriales y residencias para viajeros. Las Clementinas es un claro ejemplo de un alojamiento que inspira relax y tranquilidad en una esquina ovalada del centro histórico. Premiado como “Best Business Hotels 2011”, el hotel dispone de habitaciones amplias y llenas de luz con un estilo clásico que transmite confort. Tántalo es otra muestra de la rapidez con la que evoluciona el país, un hotel muy “IN”, como lo describirían los americanos, con habitaciones decoradas por distintos diseñadores, cada cual más sorprendente y original, un foco de creatividad que anima a dar rienda suelta a la imaginación. Sorprende la terraza del hotel, coktails y buena comida con unas vistas excepcionales de 360 grados. Sin duda un hotel versátil que no deja indiferente. Y el más reciente, inaugurado en otoño de 2013 en el casco antiguo, American Trade Hotel, un histórico hotel de lujo situado en un edificio de 1917 con impresionantes vistas del océano, del Canal de Panamá y de la Plaza Herrera.
 
 
Bocas del Toro y Guna Yala: el olor a libertad
 
Hace más de 500 años, Cristóbal Colón atracó en una playa de arena blanca y agua cristalina después de un largo primer viaje a través del Atlántico. Había llegado al extremo de Bocas del Toro, Panamá. El archipiélago, ubicado en el mar del Caribe, comprende actualmente 9 islas, 50 cayos y más de 200 islotes en un entorno tropical único. Hoy Bocas del Toro cuenta con el Parque Nacional Marino de Isla Bastimento, un conjunto de islas de cerca de 13.266 hectáreas que preserva ecosistemas de playas, arrecifes de coral, manglares incluso la única laguna de agua dulce del área insular donde se localizan numerosas tortugas que sólo viven en este entorno.

Bocas del Toro sólo tiene una posible competencia en este hábitat: el archipiélago de San Blas o Guna Yala, elegido como tercer destino más hermoso en el mundo por los circunnavegadores. La comarca que se ubica en el litoral del Caribe panameño es una franja de tierra de 230 km junto al hermoso conjunto de 365 islas con árboles de coco, donde todavía viven de forma tradicional los indios Gunas. El lugar es idóneo para los buceadores, quienes sentirán la libertad del mar abierto en aguas completamente turquesas.
 
Desde 1938 Guna Yala es considerado como un territorio autónomo indio en el que solo el 10% de las islas están habitadas. Lejos del turismo de masas, sus generosos habitantes acogen al viajero con la pesca del día: una amplia variedad de pescado, cangrejos gigantes y langostas. La heterogeneidad también existe en la tierra, donde los bosques frondosos encierran una fauna muy diversa entre tucanes, águilas pescadoras, garzotas, monos araña, cocodrilos y el reciente descubrimiento de jaguars.
 
 
www.visitpanama.com